¿Cuál es la mejor leche artificial para nuestro bebé?

Leche BebéEs fácil sentirse abrumada en la farmacia frente a la enorme variedad de fórmulas disponibles, elegir la mejor alimentación para tu bebé es una decisión muy importante. Hay una fórmula que satisface las necesidades de cada bebé.

Fórmula basada en leche de vaca: La mayoría de las fórmulas disponibles en la actualidad contienen leche de vaca como ingrediente principal. Las proteínas de la leche se alteran considerablemente para hacerla más fácil de digerir, porque tu bebé no estará listo para digerir leche de vaca normal hasta los 18 meses. Hay fórmulas anti reflujo y anti estreñimiento.

Fórmula basada en soja: Éstas están hechas con una proteína vegetal que, como las proteínas de la leche de vaca, es modificada para que los bebés puedan digerirla fácilmente. Recomendada en alergías a las proteínas de la leche, pero siempre bajo supervisión médica.

Fórmula sin lactosa: Si tu bebé tiene intolerancia a la lactosa o no puede digerir lactosa, que es el azúcar que contiene naturalmente la leche, su doctor recomendará que tome una fórmula en la que la lactosa se reemplaza con un azúcar diferente.

Fórmula exhaustivamente hidrolizada: En este tipo de fórmula, las proteínas se descomponen en partículas más pequeñas que son más fáciles de digerir que las moléculas más grandes de proteínas. Tu bebé podría necesitar una fórmula hidrolizada si tiene alergias, o si tiene dificultades para absorber nutrientes. Su doctor también podría sugerir que pruebes una fórmula hidrolizada si tu bebé sufre cólico del lactante, o padece dermatitis atópica.

Fórmula para bebés prematuros y de bajo peso al nacer: Estas fórmulas a menudo contienen más calorías y proteínas, así como un tipo de grasa que se absorbe más fácilmente llamada triglicéridos de cadena mediana. Hay seis ingredientes principales en la fórmula: carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y otras sustancias nutritivas. Lo que hace que una fórmula sea diferente de otra son los carbohidratos o las proteínas específicas que usa, así como la cantidad y calidad de los ácidos grasos poliinsaturados (ácido docosahexaenóico (DHA) y ácido araquidónico (ARA), que contiene. Ambos son muy importantes para el desarrollo del cerebro y de la visión. Los bebés obtienen DHA y ARA de su madre durante el tercer trimestre del embarazo, pero la transferencia se interrumpe cuando el bebé nace. Todos los bebés necesitan un suministro constante de estas dos sustancias durante su primer año de vida (*).

Es importante tener en cuenta si tienen probióticos o prebióticos que estimulan y regeneran las bacterias intestinales, ayudando a mejorar tanto el sistema inmunitario de nuestro bebe, como el tránsito intestinal; y la cantidad de Nucleótidos que varía de una fórmula a otra y que son los componentes básicos del ADN y ARN, presentes de forma natural en la leche materna. Éstos últimos tienen varias funciones y pueden ayudar al desarrollo del sistema inmunológico. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que a todos los bebés saludables a quienes no se les dé exclusivamente leche materna se les dé fórmula fortalecida con hierro hasta que cumplan un año. Es importante que los bebés reciban la cantidad mínima recomendada de hierro (4 mg de hierro por litro) para prevenir la anemia por deficiencia de hierro. Las reservas de hierro de un bebé se establecen en el tercer trimestre del embarazo, así que es especialmente importante que los bebés prematuros consuman suficiente hierro. Nunca agregues vitaminas, cereales, ácidos grasos, aceite de oliva, leche común de vaca ni ningún otro ingrediente a la fórmula de tu bebé, a menos que su pediatra lo recomiende. La fórmula es una sustancia cuidadosamente desarrollada con cantidades precisas de docenas de nutrientes. Añadir cualquier cosa a la fórmula podría poner en peligro la salud de tu bebé. Si has decidido darle fórmula a tu bebé o si estás considerando cambiar de fórmula y aún estás confundida con la gran cantidad de opciones disponibles, consúltalo en nuestra farmacia, que teniendo en cuenta el estado de salud de tu pequeño, su edad y sus necesidades nutricionales y te recomendaremos lo más adecuado. También podremos observar las reacciones de tu bebé e investigar cualquier síntoma que se presente y en caso de ser oportuno te derivaremos al pediatra del bebé. No trates de diagnosticar una alergia o introducir los alimentos por tu cuenta: podrías no notar una enfermedad subyacente grave o incluso ocasionar que tu bebé no reciba una nutrición adecuada.

(*) Dos estudios publicados en abril de 2005 apoyan que se añada DHA y ARA a la fórmula para bebés como suplemento. Uno de ellos, un reporte publicado en la Revista Estadounidense de Nutrición Clínica (American Journal of Clinical Nutrition), mostró que los bebés a término alimentados con fórmula que contenía DHA y ARA tuvieron una agudeza visual notablemente mayor que aquellos que no tomaron dichos suplementos. Y un estudio publicado en La Revista de Pediatría (The Journal of Pediatrics) afirma que el DHA y el ARA mejoran el crecimiento tanto cognitivo como físico en los bebés prematuros.

Crédito Foto

1 comentario… add one

  • María 24 noviembre 2013, 7:24 pm

    Gracias por el artículo. Estamos a punto de que nazca nuestro bebé en unas semanas y nos viene muy bien esta info.

    Saludos

    Maria Porté

    Responde

Escribe un comentario